miércoles, 21 agosto, 2019

El PP Segorbe se felicita por la reapertura del Colegio La Resurrección

197
SHARES
387
VIEWS

¡Y al fin todo se aclaró y el Colegio de la Resurrección de Segorbe verá correr a los alumnos que han sido ubicados en el centro gestionado por las Hermanas Terciarias Capuchinas!

Tras el cierre ideológico del Colegio de la Resurrección y sobre el que pesará en la conciencia del ya extinto bipartito formado por el PSOE y SP las puertas del centro se vuelven a abrir para dar cabida a los menores de edad reubicados en el centro del que, y todo sea dicho de paso, no debieron salir nunca.

Los menores de edad vuelven al centro donde el encausado por presuntos abusos sexuales ha sido absuelto de todos los cargos que se le acusaba, un centro que ha visto manchado su nombre por el mero hecho de su condición religiosa y del que ni una sola explicación ha dado la consellera de Bienestar Social, Mónica Oltra, ni tampoco evidentemente el caduco alcalde, ahora socialista, Rafael Magdalena ni Yolanda Sebastián, que pasarán a la historia por ser los cómplices del cierre ideológico del Colegio de la Resurrección, única “hazaña” reseñable de estos cuatro años y que han tenido respuesta en las urnas.

El Colegio de la Resurrección, con más de 100 años al servicio a la sociedad, fue cerrado de forma precipitada durante el curso escolar 2016/17 dejando en la calle a una veintena de trabajadores y a otros tantos menores de edad que por diversos motivos habían quedado privados temporalmente de su familia y por tanto tenían por hogar el centro tutelado por las Hermanas Terciarias Capuchinas.

Señora Sebastián, señor Magdalena, van a dejar de ser concejala de bienestar social y alcalde respectivamente y se irán sin dar respuesta a muchas preguntas que los segorbinos han demandado:

¿Dónde está la mendicidad, los niños pidiendo por la calles? ¿Dónde están los alimentos caducados? ¿La responsable del cierre, Mónica Oltra y su cooperadores necesarios, Magdalena y Sebastián, van a ofrecer las explicaciones correspondientes? ¿Se van a depurar responsabilidades políticas del cierre que tanto daño causó tanto a menores como a trabajadores del centro?

La falta de respuestas ha dejado claras evidencias que el cierre del centro fue meramente ideológico, contra las Hermanas Terciarias y el Alto Palancia y solo sirvió para dejar sin hogar a menores de edad que debieron ser reubicados en otros centros de acogida a tan solo unas semanas para la finalización del curso escolar. Además lo utilizaron para intentar ocultar otros casos flagrantes como es el centro de acogida de menores de Buñol, saturado de residentes trasladados del centro de Monteolivete y los ya demostrados abusos sexuales de tres menores del citado centro a dos chicas menores, centro de titularidad pública y de la que es responsable la consellera Mónica Oltra.

Aun con todo, nunca es tarde si la dicha es buena, por ello el PP Segorbe se felicita por la reapertura del Colegio de la Resurrección que no ha sido precisamente por intercesión del PSOE y SP sino por la labor abnegada y silenciosa de las Hermanas Terciarias Capuchinas.

Siguiente

Comments 5

  1. Anónimo says:

    Muchas veces, en la sociedad actual, las injusticias se extienden a lo largo del tiempo y nos acostumbramos a convivir con ellas, pues nos invade –para nuestra mayor vergüenza- una apatía moral que cuestiona la debida indignación y osa colgar etiquetas que rezan “conflictivo/a” a quienes sanamente reivindican lo que es justo elevando su voz sobre una multitud gris y ovina.

    El caso de las terciarias, el caso del cierre del Colegio de la Resurrección, estaba destinado a convertirse en una de esas injusticias «extendidas en el tiempo” y, por ende, olvidadas. Pues a la par que, como sociedad, disminuye nuestro sentido crítico; también nuestra memoria es cada vez más débil y somos, además, más vulnerables a la información tóxica y emocionalmente perturbadora que ciertos medios paniaguados nos brindan con astucia. (Eso sí, cada vez mejoramos en la competencia lingüística regional, algunos puedes estar tranquilos)

    Y es que, al fin y al cabo, el caso del Colegio de la Resurrección fue -en los primeros momentos- un “boom” mediático. Un cañonazo cuya mecha fue encendida por políticos que, igualmente, propiciaron un pesado proyectil en el que se mezclaban oscuros prejuicios sobre orfanatos y religiosas, calumnias sobre malos tratos, abusos; silencios malintencionados, informes extraños… con el detonante de una alarmista intervención del Consell que evacuaba, cual colegio en llamas, a los menores en un día nefasto.
    Este “boom” -pensaron algunos- iba a ser suficiente para establecer una densa cortina de humo. También para que una ejemplar institución religiosa cargara con la fama que otros, quizá, más se merecían por su incompetencia a la hora de gestionar ciertos centros públicos de menores.

    Echando la vista atrás tengo que reconocer que fue duro presenciar los movimientos políticos que surgían tras el alarmista e injustificado cierre. El silencio opaco de los primeros momentos, por parte de los responsables institucionales del Consell, ocasionó un vacío perfecto para ser llenado con una peligrosa rumorología que, más tarde, Oltra mostró, ya descaradamente, por los platós de televisión; inconsciente –quiero pensar- de la capacidad destructiva de la calumnia en nuestro actual mundo mediático.
    A pesar de todo, hoy, como predice el consabido refrán, el tiempo ha dado la razón, y se la ha dado a las Terciarias, no siendo cómplice de aquellos que lo utilizan para olvidar injusticias. Y, por fortuna, lo que parecía destinado a ser una injusticia prolongada en el tiempo e ignorada por la mayoría, se ha aclarado. Y esa claridad –apoyada activamente por una gran mayoría de Segorbinos- llega con la garantía de que es el poder judicial quien principalmente ha desmontado las gravísimas acusaciones de Oltra.
    Por si fuera poco, las noticias recientes, nos comunican que el juez ha declarado “nula y contraria al derecho” la decisión del Consell concerniente al cierre del Colegio de la Resurrección. Lo que supone el varapalo final a quienes, obviando el derecho a la presunción de inocencia -ya sea por ignorancia o por insana obediencia partidista- , han sostenido infundadamente y con beligerancia las acusaciones y conductas cuestionables que se han dado.
    Otros, que fueron indiferentes a la espontánea y ejemplar reacción ciudadana de protesta ante el Consell y de apoyo a la institución religiosa, ya no ocupan cargos en las instituciones locales, algunos de ellos se esfuerzan por encontrar chivos expiatorios de un fracaso electoral merecido, ignorando en sus análisis este tema, como lo ignoraron en el momento de su mayor incidencia social; he ahí su error.

    Quizá sería más constructivo para todos reflexionar desapasionadamente sobre el caso, pedir perdón si procede y, sobre todo, exigirlo a los responsables que por medio de irregularidades políticas atentaron contra el buen nombre de una institución benéfica y dejaron en el paro, sin motivos, a un grupo de personas.
    También, creo que sería positivo valorar críticamente si ciertas políticas y partidos están demasiado sometidos a intereses propios y son capaces, para conseguirlos, de vulnerar -en alguna ocasión- derechos tan básicos como el derecho al honor o a la presunción de inocencia, o incluso valerse de la situación de los más desfavorecidos y vulnerables para ello. Desgraciadamente intuyo que es este tema también subyace en lo concerniente al cierre injustificado del Colegio de la Resurrección.

  2. Anónimo says:

    La cobardía no inspira compasión, sino desprecio.

  3. Anónimo says:

    No hay secretos en un pueblo. Aunque el tiempo borra los recuerdos, al final siempre habla alguien. En este caso, el pueblo no ha olvidado y ha hablado en las urnas.
    Magdalena y Yolanda ya han sido conocidos suficientemente y siempre llevarán una losa sobre sus espaldas.

  4. Anónimo says:

    Aprovecho para felicitar a la esposa de don Rafael Magdalena Benedicto, por volver a recuperar su trabajo en el Colegio de la Resurrección.
    ¡Enhorabuena Pili!

  5. Anónimo says:

    LA MENTIRA SIEMPRE ME HA PARECIDO EL ARMA DE LOS COBARDES. UN ACTO INCOMPATIBLE CON EL RESPETO QUE TODO HOMBRE SE DEBE A SÍ MISMO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Login to your account below

Fill the forms bellow to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.