Pleno Extraordinario Ayuntamiento de Segorbe (19/05/2021)

112
VIEWS
Siguiente

Comments 15

  1. Lolita Galaxia says:

    Mezclemos memoria histórica con Covid, vale, venga, vamos a por la izquierda.
    A día de hoy, la Comunidad Valenciana, mandada por los asesinos y separatistas y de izquierdas, resulta que es la que mejores cifras tiene, no solo a nivel nacional, sino a nivel europeo siendo superada solamente por unas zonas de Finlandia escasamente pobladas. Cuánta maldad.

    En cambio la Ayuso, qué buena es, qué bonica, qué simpática, venga a abrir terrazas y propagar la libertad… no llega ni de lejos a las cifras tan buenas que tiene la Comunidad Valenciana, pero eso es LIBERTAD CON MAYÚSCULAS.

  2. Lolita Galaxia says:

    El art. 46 de la Constitución Española dice que «Los poderes públicos garantizarán la conservación y promoverán el enriquecimiento del patrimonio histórico, cultural y artístico de los pueblos de España y de los bienes que lo integran, cualquiera que sea su régimen jurídico y su titularidad. La ley penal sancionará los atentados contra este patrimonio.» Como podéis ver, esto compromete al Ayuntamiento a aceptar la donación.
    ¿Qué hubiera pasado si no la hubiera aceptado? Pues que ahora serían muchas las voces que se alzarían contra la gestión de este asunto por no aceptar la aportación del escultor al patrimonio municipal por una pieza de toda la colección.
    Algunos tenemos familia que una vez acabado en período de la Guerra Civil en España, acabado el período donde por desgracia los unos matan a los otros, y los otros a los unos, fueron torturados, encerrados en zulos con un dedo de verdín en las paredes donde contrajeron tuberculosis, colgados de los dedos pulgares en Sot de Ferrer, curas pederastas y asesinos, como el de Sagunto; que cambiaban de pueblo en pueblo sin ser condenados y sin pagar sus crímenes. Inocentes como La Jabalina fueron asesinadas tras entregar a la hija que tuvo a alguna señorona bien avenida con LA DICTADURA franquista. Y todo ello, con el beneplácito de la Iglesia.

    El mismo autor se ha manifestado diciendo que no hay ningún problema porque no se exponga la escultura, tal y como se escuchó en ese pleno, así que ya está, porque fue él quien puso esa condición, fue capaz de entender lo que para mucha gente significa ese busto, cosa que no veo en muchos de los comentarios.
    Por otro lado, no creo que exponer dicho busto hubiera favorecido a una localidad turística como Segorbe, con tanto patrimonio y donde tantos visitantes pasan.
    Personalmente me gustaría hubiera un accidente y el busto se rompiera, pero como familiar de víctimas y persona que odia la violencia, me conformo con que se reconozca lo que hizo esa gente y el busto no sea expuesto. Cosa que, por otro lado, evitaría que algún individuo extremista (que siempre los hay, tanto en la izquierda como en la derecha) realizara alguna actuación negativa sobre ese busto.
    Memoria histórica mmmm…. bueno, considero que todo el mundo tiene derecho a saber dónde están sus muertos represaliados y a darles sepultura. Al que le parezca mal, pues sinceramente, es una Ley y está para cumplirla. Al que le moleste, ¡que se fastidie!

  3. Anónimo says:

    Hay que destruir los pantanos, no cumplen la Ley de Memoria Histórica porque no se pueden exhibir las obras realizadas en la época del dictador.

  4. Anónimo says:

    Uff! que harta estoy de la memoria histérica de la izquierda casposa.

  5. Anónimo says:

    Lourdes Paramio, si no tienes nada para mejorar el silencio, mejor que no hables; para decir tonterías ya tienes a tus colegas Mateo y Mouriño.

  6. Anónimo says:

    Los argumentos de Ada Mouriño son de cartón – piedra. Está sembrando demasiados vientos.

  7. Anónimo says:

    El mayor motor de la propagación de la “memoria histórica” como falsificación general de la realidad pasada es el miedo. No hay memoria. Hay propaganda con fines políticos. Y coacción como no la ha habido en España precisamente desde la Transición que puso fin a la dictadura. Porque contradecir hoy a las versiones oficiales de la izquierda tiene un alto precio.

    Son precisamente los indicios de que en España parte de la sociedad, harta de mentiras evidentes empieza a perder el miedo de decir la verdad, lo que acelera e intensifica la ofensiva de la izquierda y las fuerzas separatistas en contra de la verdad histórica y la reconciliación nacional y en favor de una radicalización permanente de esa “memoria histórica”.

    Mediante las leyes de”memoria histórica” y “memoria democrática”, la izquierda española no sólo quiere imponer una interpretación obligatoria de la historia, con sanciones penales y económicas para los disidentes, sino erradicar también las libertades de expresión y de enseñanza.

    Defender la verdad histórica es parte esencial de la lucha por la defensa de nuestras libertades. Si nos roban la historia, perderemos el futuro. La historia no es esclava de la actualidad. El historiador no aplica al pasado esquemas ideológicos contemporáneos ni introduce en los hechos de otro tiempo la sensibilidad de hoy. En un Estado libre, no corresponde ni al Parlamento ni a la autoridad judicial la definición de la verdad histórica. Cuando políticos y legisladores se arrogan la función de historiadores, lo hacen desde la perspectiva de los intereses políticos actuales aplicando el principio orwelliano de “quien controla el pasado, controla el presente”, y no desde la búsqueda de la objetividad.

    Frente al cinismo de los políticos en su manipulación retrospectiva de los hechos, aquellos a quienes importa la verdad debemos resistir a toda fijación oficial de la Historia y, sobre todo, a la supresión de la libertad de investigación y debate.

    La memoria es memoria, y punto. Puede ser triste o alegre, oscura o luminosa, exacta o incierta, pasajera o duradera, pero es siempre individual, personal, subjetiva y, por ello, legítima en su diversidad y no sujeta en ningún caso a adjetivaciones de índole partidista, parasitaria y doctrinaria. La única memoria histórica que puede y debe existir es la de los historiadores que manejen datos, sólo datos, demuestren su veracidad y los interpreten con objetividad, honestidad y ecuanimidad, pero no, nunca, como ahora se pretende, la del Boletín Oficial del Estado ni, menos aún, la del Código Penal.

  8. Anónimo says:

    Uno de los requisitos del modelo español de la admirada Transición Democrática era el rechazo de la política de la venganza, lo que significaba evitar cualquier búsqueda política o judicial de “justicia histórica”.

    Esto fue plenamente acordado por todas las principales fuerzas políticas del momento, siendo por ejemplo los partidos de izquierda unánimes en su insistencia de amnistía total para todos, y seguido de una nueva andadura democrática que comenzaría con un borrón y cuenta nueva. Había una conciencia general de que la búsqueda de justicia histórica en el período inicial de la Segunda República de 1931 se había vuelto vengativa en lugar de verdaderamente justa, y que lo mismo había ocurrido en el régimen franquista. Así que los líderes de la Transición creyeron que otro esfuerzo de búsqueda de justicia histórica difícilmente se podría hacer con imparcialidad, dada la compleja interrelación del reciente pasado español, pues sin duda ello provocaría más mal que bien. La transición democrática en España fue ampliamente celebrada en el país y en el extranjero, a veces aclamada como un punto de inflexión en la expansión del gobierno constitucional en el mundo, respaldada tanto por la izquierda como por la derecha. Con ella, y de su mano, llegó la democracia, la constitucionalidad, el Estado de Derecho… Los vencedores y los vencidos, y los descendientes de los unos y de los otros jubilaron sin finiquito el Régimen que todos, consideraban una dictadura y aplicaron la fórmula —Paz, Piedad, Perdón— de don Manuel Azaña, último Presidente de la Segunda República, e inauguraron un período de buena voluntad y de libertades públicas y privadas que aún hoy, mal que bien y tambaleándose por múltiples razones de índole partidista y secesionista que aquí no vienen al caso, se mantiene relativamente incólume.

    Los líderes políticos estuvieron unidos en un acuerdo para que los argumentos históricos no fueran empleados con fines partidistas. Convivían muchos puntos de vista contradictorios y antagónicos, pero el entendimiento general era que la historia quedase en manos de los historiadores y no se empleara en la competencia política.

    Alrededor del año 2000, sin embargo, la izquierda descubrió que había perdido gran parte del poder conquistado durante la década de 1980. Los socialistas más radicales, empezaron a acusar al sistema democrático español de ser meramente un “franquismo” modificado, construido sobre un compromiso entre izquierda y derecha, y que debería ser reemplazado por una denominada “Segunda Transición” que inaugurara un nuevo sistema construido y gobernado exclusivamente por la izquierda.

    La “memoria histórica” jugó un importante papel en esta ofensiva y fue adoptada como un programa clave cuando los socialistas regresaron al poder de la mano de José Luis Rodríguez Zapatero en 2004. Entonces, el programa de la memoria insistió en que la democratización de España se había basado en un “pacto de silencio” que se negaba a afrontar los crímenes del franquismo y no había reconocido y honrado a sus víctimas.

    Pero el “pacto de silencio” es simplemente un eslogan propagandístico. Nunca existió tal cosa.

    • Lolita Galaxia says:

      Tu versión sobre los hechos es como de «Todo a 1 €».

      La Señora Climent estuvo presente en las exhumaciones, apoyando con su presencia a los familiares de represaliados (ASESINADOS) que pudieron recuperar los restos.

      A ver si aprendemos de su sentido de la democracia, de respeto a la Ley, y de su reconocimiento a lo que es justo.

  9. Anónimo says:

    La “memoria histórica” es la imposición de una versión falsificada, ideológica y maniquea de la Historia de España del siglo XX para deslegitimar y criminalizar todas las opciones políticas que no sean de izquierda. Es parte fundamental de la operación de cambio de régimen planteada en España para liquidar la Constitución pluralista.

    Ya puede decirse que la política del revanchismo ha dinamitado aquella senda de reconciliación. Ya ha crecido una generación alimentada por un discurso oficial radicalmente enfrentado con aquella fórmula que demandaba a todos generosidad y comprensión para el otrora enemigo.

    Detrás de esta ruptura de la voluntad de convivencia están ciertas fuerzas políticas y su clara intención de generar una nueva realidad.

    Más de dos décadas de discordia y reveses han envenenado la sociedad. La desconfianza, la acritud y la mala fe se han instalado en la vida cotidiana, como nunca habíamos conocido la mayoría de los hoy vivos.

    • Lolita Galaxia says:

      La memoria histórica es una normativa de la Unión Europea por lo que también rige en España, contraria al nacismo, al comunismo y a los regímenes dictatoriales. No es sólo una Ley Española, aunque está no se hubiera creado deberíamos someternos a la europea.

  10. Anónimo says:

    El pacto alcanzado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con Bildu, formación política de los herederos del sangriento legado de ETA, ha sido el mayor ejercicio de incoherencia moral que yo he visto en los últimos años, por no decir en toda mi vida.

    No me debería extrañar ya nada, pero martillearnos, como si todos fuéramos tontos, con el nuevo mantra de que no ha tenido más remedio que echarse en brazos de esta banda por culpa del Partido Popular, es una ofensa a la inteligencia humana.

    En España hay una enfermedad mucho más grave que la del coronavirus, y esa es la miseria moral de una parte de la izquierda, la única que cree tener el monopolio de la superioridad ética y moral. Esa izquierda que todavía no se ha dado cuenta de que todo este debate sobre un dictador muerto hace 45 años no nos lleva a nada útil y realmente necesario para solucionar y facilitar la vida cotidiana y diaria de las personas. El virus, tarde o temprano será derrotado, pero la miseria del corazón de algunos, lleno de odio, de guerra-civilismo, de una amargura interior inoculada en estos últimos años de furia y rabia, de memoria histórica, de rencor, tiene difícil solución.

    Las 857 personas, asesinadas por E.T.A. también merecen ser incluidas en su Memoria Histórica. Les recuerdo que hace unos meses ustedes votaron en contra de que en Segorbe se le dedicara una calle a Miguel Ángel Blanco.

    La soberbia les ha llevado a esta ignominia, a esta falta de respeto a los asesinados, a sus familias, a los españoles de bien.

    No vale todo, señora Mouriño, señora Paramio y señora Mateo, para ser concejal de nuestro Ayuntamiento. A veces, es mejor irse a casa con dignidad. España está en la U.C.I. y ustedes siguen con su infumable discurso.

    La Historia, los segorbinos y los españoles, espero que le pasen factura. Lo de que nadie se va a quedar atrás y las frases hechas para seguir con su propaganda ideológica, es en gran parte la culpable de haber llegado hasta aquí.

  11. Anónimo says:

    Vaya vergüenza de oposición y vaya zasca en toda la boca y con la mano abierta que se han llevado por parte de doña Marisa López, de doña Carmen Climent y, también, por parte del secretario del Ayuntamiento.

    ¡Qué vergüenza!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Login to your account below

Fill the forms bellow to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.