El Viveros Mas de Valero no se rindió ante el líder e hizo un partido intenso y agresivo en ataque, inaugurando el marcador, y siendo merecedor de mucho más.

Los amarillos salieron a pista en busca del gol y la primera ocasión se producía transcurridos los dos primeros minutos, Cristian recuperó en primera línea pero en el mano a mano se impuso el portero catalán. Lo cierto es que los locales eran muy peligrosos a la contra, aunque sin llegar a materializar, como le sucedió a continuación a Capi. Minutos después, llegaría el primer gol del partido, un disparo cruzado de Salva que se fue imparable a la red (1-0).

Minutos después, en una transición rápida de los visitantes y cuando ya pasaba el ecuador de la primera mitad Castelldefels empataba el partido, y casi sin tiempo a reaccionar, daban la vuelta al partido anotando el segundo gol tras un error de los amarillos (1-2). A falta de tres minutos para el descanso, doble penalti a favor de los catalanes que lanzó Ari Santos y sacó el portero segorbino. A la contra ocasión de Alex Moral que pega duro y el palo evita el empate. Cuando restaban 40 segundos para que sonará la bocina, los visitantes, marcaban el tercero en una gran jugada individual (1-3).

Los protagonistas de los primeros minutos del segundo tiempo fueron los porteros, excelentes paradas, David estuvo atento a los ataques de CCR Castelldefels y el portero visitante evitó en dos ocasiones el tanto que buscaban los segorbinos con un juego intenso y agresivo en la presión. Pasaban los minutos y el marcador no se movía, a pesar de que el Viveros Mas de Valero estaba metido en el partido y gozaba de ocasiones no consiguió llegar a materializar. A falta de tres para el final, el míster segorbino apostó por el juego de cinco, con Salva como portero-jugador teniendo una nueva ocasión de los segorbinos en un trallazo de Capi que se estrelló en el larguero. Aunque la sentencia del choque se producía tras la pérdida de balón del Viveros Mas de Valero que aprovechó el CCR Castelldefels desde pista contraria. Con el 1 a 4 se llegaba al final de un encuentro donde los amarillos se merecieron mucho más de lo que reflejó el electrónico, demostrando una notable mejoría plantándole cara al líder.