­

‘BOUS AL CARRER’, UN ESPECTÁCULO DE MÁS DE 36 MILLONES DE EUROS

En 2017 se celebraron un total de 9.700 actos entre 274 municipios de la Comunidad

Los festejos debous al carrer de la Comunidad Valenciana ya suponen la mitad de las exhibiciones celebradas en España en la actualidad. En concreto, en 2017 se celebraron más de 9.700 actos de bous al carrer en sus diferentes modalidades entre 274 municipios, lo que supone un incremento del 9,44% respecto al 2016, cuando se realizaron algo más de 8.800. Así lo evidencia un estudio encargado por el director de la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias, José María Ángel Batalla, presentado ayer de forma oficial. El informe Análisis Económico, Relevancia e Implantación de las Fiestas Populares en la Comunidad Valenciana, ha sido realizado por cuatro investigadores de la Universidad de Valencia para medir la implantación y el impacto económico de los bous al carrer en la Comunidad.

Los resultados muestran un claro aumento de los festejos taurinos, que se han duplicado en la última década en la Comunidad, hasta alcanzar un incremento del 61% desde 2007. Según se desprende del informe, en términos económicos los festejos taurinos supusieron el año pasado una inversión de 36,7 millones de euros, de los cuales se destinaron alrededor de 10 millones a ganado y transporte y el resto a gastos generales, técnicos y médicos (catorce millones); infraestructuras (seis millones), y otros seis millones repartidos entre cuotas, seguridad y materiales y servicios.

Respecto a las variedades más comunes, continúan predominando las tradicionales. Así, según el informe de la Agencia Valenciana de Seguridad, los festejos con mayor arraigo en la Comunidad son la suelta de vaquillas (35%), el bou al carrer(26,7%), y el ‘toro embolado’ (20,6%), aunque esta última sobresale más en Valencia y Castellón, frente a Alicante, donde destacan por encima la suelta de vaquillas y los bous a la mar.

 

Por provincias, la ciudad que más actos taurinos acogió en 2017 fue Castellón (5.371, lo que representa el 56,3% del total en la Comunidad). De hecho, la implantación de estos festejos en la provincia es tal, que los datos revelan que de sus 135 municipios, en 125 de ellos se celebró algún acto de bous al carrer el año pasado, siendo el toro cerril, el toro embolado y los encierros los festejos favoritos de los castellonenses. Pero Valencia tampoco se queda atrás. Y es que fue la segunda provincia de la Comunidad con más actos taurinos en 2017, llegando a alcanzar más de 3.200 en 107 poblaciones, lo que se traduce en el el 33,7% del total de los festejos en la Comunidad, con el bou en corda a la cabeza -el 89,4% de esta modalidad se celebra en Valencia-. El informe también muestra que en Alicante las fiestas taurinas no tienen la misma implantación que en el resto de la Comunidad -se celebraron poco más de 1.000 exhibiciones en 35 municipios, lo que representa tan solo el 11% de las exhibiciones entre las tres provincias-. Sin embargo, a pesar del escaso impacto, destaca el arraigo de un festejo prácticamente exclusivo alicantino: los bous a la mar, que en casi el 90% de las ocasiones se celebra en Alicante. El informe también evidencia un alto grado de participación de los valencianos en los espectáculos taurinos, con 95.000 abonados y una asistencia media por festejo de más de 2.000 personas. Atendiendo al nivel de implantación por provincia, el mayor número de abonados también se da en Castellón (64.600), seguida de Valencia (25.000) y Alicante (6.000). Tipo de recinto La normativa vigente establece que los festejos de bous al carrer pueden «celebrarse en plazas de toros permanentes, plazas de toros portátiles y vías públicas». Siguiendo este reglamento, los espectáculos taurinos en la Comunidad Valenciana tuvieron lugar en la vía pública en el 68,4% de los municipios, es decir, en recinto abierto. Frente a este tipo de recintos, casi el 23% de las poblaciones optó por celebrar los festejos en plazas de toros, de las cuales el 17.5% eran plazas portátiles. Del mismo modo, el 8,8% de los municipios aseguraron haber celebrado los espectáculos en otro tipo de recinto. Por otra parte, el documento de la Agencia Valenciana de Seguridad concluye que una gran mayoría de las poblaciones valencianas ofrece la entrada a las exhibiciones de forma gratuita en su totalidad (un 79,2%). Al contrario, el 20’8% de localidades declararon organizar algún espectáculo taurino en el que es necesario comprar un ticket para acceder al recinto.

Fuente: El Mundo

Un comentario

  1. Anónimo 10/10/2018 at 16:07 - Reply

    El 9 de Octubre se celebra la entrada en la ciudad de Valencia del Rey de la Corona de Aragón Jaime I, en 1238. Jaime I entraba triunfalmente en Valencia liberándola del dominio musulmán, después de haber pactado el 28 de Septiembre la capitulación de la ciudad con el rey moro de Valencia Abul Djumayl Zayyan.

    Este histórico día es el elegido por la Generalitat Valenciana para celebrar el día del antiguo “Regne de Valencia”, hoy llamada oficialmente “Comunidad Valenciana”, como decisión salomónica, ante la intención de la izquierda de denominarla “País Valenciá”, denominación que sutilmente pretendía ser parte del concepto independentista de “Països Catalans”.

    El virus catalanista nos llega a los valencianos en modo de manipulación histórica cargada de vínculos imaginarios con Cataluña, victimismo con España y el parecido de la lengua como principal elemento diferencial con el resto de españoles. La vacuna pues para que el virus no nos afecte es el conocimiento de la historia.

    Sin necesidad de ahondar en ella, el argumento histórico más simple es, que lo que somos hoy (valencianos y españoles), es el producto de los acontecimientos del pasado. Por eso los independentistas, para cambiar lo que somos por lo que quieren que seamos, un país de la nación catalana (països catalans), modifican dichos acontecimientos o se centran en unos muy concretos, aderezándolos adecuadamente, para crear nuevos relatos históricos que favorezcan los vínculos con Cataluña y nos sintamos victimas de supuestas injusticias históricas cometidas en el pasado por los españoles.

    El pueblo valenciano ha demostrado este 9 de Octubre, llenando las calles de Valencia con señeras valencianas y banderas de España, que esa despersonalización que pretende la administración no surte efecto sobre la mayor parte de los valencianos. Por la mañana, en la procesión cívica, miles de valencianos ondeando banderas españolas y valencianas, han abucheado y silbado el paso de las autoridades, sobre todo al pancatalanista alcalde de valencia Joan Ribó y a la niña malcriada, mentirosa, cínica y proindependentista Vicepresidente de la Generalitat Monica Oltra, ambos del partido catalanista Compromis. Pero esto no es noticia para nuestros medios de comunicación, no interesa ver al valencianismo españolista humillar a los independentistas.

    Como en los peores momentos de la historia, es el pueblo el que se rebela contra la agresión cultural que nos llega del norte en forma de políticamente correcto y pensamiento único, transmitido por unos medios de comunicación insensatos, sectarios y partidistas. El pueblo se siente valenciano y español, y no va a permitir que le borren su historia, ni que le impongan otra lengua, ni que le invada otra cultura. El pueblo valenciano luchará contracorriente para que nadie le robe su identidad.

Deja un comentario