• “Maleducados, hipócritas, no os merecéis como os tratamos” fueron algunos de los improperios con los que el alcalde de Segorbe obsequió a los concejales del Partido Popular.
  • El último pleno estuvo marcado por la tensión, un envalentonado Magdalena tuvo coraje para insultar y provocar continuamente a la oposición pero evitó contestar las preguntas del Grupo Popular.

Según va pasando la legislatura, los problemas para mantener el orden y la cordialidad en los plenos del Ayuntamiento de Segorbe se van incrementando y buena parte de culpa la tiene el talante y el lenguaje que utiliza el alcalde Rafael Magdalena cuando se dirige a los concejales del Partido Popular que intentan realizar su tarea de oposición.

En la sesión plenaria del pasado día 3 de octubre esta situación se volvió a repetir, observándose además una mayor agresividad verbal por que en anteriores ocasiones, aumentando la tensión hasta límites pocas veces vistos en los plenos de Segorbe. Desde fuentes populares denuncian “el trato y las faltas de respeto continuas que recibimos todos los concejales de la oposición. Esto nos hace pensar que el nerviosismo del alcalde va en aumento, la situación que atraviesa su equipo de gobierno es preocupante. Primero el alcalde marginó a su compañera y valedora, la concejala Mercedes Pérez, y después se enzarzó en continuas discusiones internas que acabaron con varios intentos de dimisión, como el reciente intento de abandonar de Enrique Máñez, concejal de Fiestas y Festejos Taurinos. Si Magdalena trata así a su equipo, no esperábamos que lo hiciera mejor con la oposición, pero últimamente la bronca y las faltas de respeto están siendo inaceptables”.

Además, en lo que el PP manifiesta ser “una demostración más de la prepotencia del alcalde ya no con la oposición, sino con todos los segorbinos”, en el último pleno se negó a contestar las cuestiones realizadas en el turno de ruegos y preguntas, dejando pendientes de resolver algunas que ya fueron planteadas en agosto.

Uno de los momentos de más tensión se vivió cuando el alcalde atizó a los concejales del PP, afirmando que “vienen de lugares donde la educación no es importante”. Esto provocó el enfado de la bancada popular que le recordó al alcalde socialista que él también “formó parte del mismo lugar, que no era otro que el Partido Popular, partido al que estuvo afiliado durante 10 años, y del que fue expulsado cuando, se hizo público su cambió de chaqueta. Magdalena se encontró con la imposibilidad de formar parte de las listas del PP, ya que nosotros contamos con gente educada y que ha demostrado sobradamente un compromiso total con el partido en el que militaba”.

Los concejales del PP lamentan “la situación a la que nos ha abocado Magdalena. Su falta de talante, sus faltas de respeto y su nerviosismo no son dignos del pleno de nuestro ayuntamiento. Le recomendamos que se relaje, que cambie el tono, que nos respeté y que se preocupe de mejorar el deficiente trabajo que su grupo viene realizando desde que comenzó la legislatura y que ha paralizado el crecimiento de Segorbe”. Pese a ello, la oposición no se resigna y afirma que “las personas del Grupo Popular, vamos a seguir trabajando, los insultos y los desprecios del Alcalde no nos desviarán de nuestro camino y continuaremos trabajando por el bien de Segorbe y de los segorbinos. Magdalena quiere colocarnos una mordaza pero no conseguirá desilusionar ni parar al Partido Popular”.