­

LA GENERALIDAD VALENCIANA NO INVIERTE EN EL ALTO PALANCIA, PERO SÍ CONTINÚA CON LA FINANCIACIÓN A ENTIDADES CATALANISTAS

  • La Generalidad acaba de conceder una subvenciona de medio millón de euros a entidades catalanistas.

  • Los vecinos del Alto Palancia sufren una merma de servicios sanitarios, educativos y sociales, motivadas por el gobierno socialista.

  • El alcalde de Segorbe y sus socios de gobierno aplauden los despropósitos de Puig y Oltra.

Desde comienzos de legislatura cuando el bipartito PSPV-Compromis llegó al gobierno valenciano ha centrado todo su interés en la promoción, difusión, implantación y obligación del valenciano. Pese a vivir en una comunidad con gran riqueza lingüística- en la que conviven dos lenguas cooficiales, castellano y valenciano- el gobierno de Puig y Oltra se obcecan en imponer el valenciano en la sociedad, suprimiendo así la libertad de elección de los ciudadanos.

Los despropósitos y la imposición del valenciano son innumerables, chantajes lingüísticos en las escuelas, promoción e impulso monolingüe en favor del valenciano, vetos culturales, supresión de la identidad nacional en los medios de comunicación, así como campañas promocionales mediante merchandasing, autobuses, talleres y canciones protesta para llegar a todos los puntos de la Comunidad. Esas sólo son algunas de las decenas de actuaciones que han acometido desde la Generalidad Valenciana para imponer de forma única la lengua valenciana y excluir a aquellas personas castellanohablantes.

Y es que, esa notoria predilección por la lengua valenciana y su exclusividad ha hecho que nuevamente se destinen cientos de miles de euros para entidades que promuevan su imposición y el catalanismo. El conseller Vicent Marzà ha cubierto con medio millón de euros a entidades que promueven el catalán en la Comunitat Valenciana con el anuncio de ayudas a instituciones, entidades y asociaciones. Desde la Consellería de Educación se han entregado siete subvenciones a Escola Valenciana, otra de 50.000 euros a Acción Cultural, 4.000 euros a Ca Revolta y, el Micalet se lleva alrededor de 20.000 euros. La Consellería de Educación destina medio millón de euros a entidades pro catalanistas, mientras muchos de los centros educativos siguen sin recibir las subvenciones de la administración, las aulas CyL siguen sin tener el personal necesario para hacer frente a las carencias de los alumnos y muchos de los niños valencianos siguen pasando sus días en barracones.

De esa forma se distribuye el dinero y los recursos desde la administración valenciana, pero, más indignante es ver cómo el alcalde de Segorbe, Rafael Magdalena, y sus socios de gobierno esconden sus vergüenzas mostrado su total apoyo a las decisiones de Puig y Oltra, cómplices en las decisiones educativas, sanitarias y sociales, sólo por contentar a sus homólogos autonómicos y sin atender a las peticiones de los segorbinos.

6 Comentarios

  1. Anónimo 28/11/2018 at 10:21 - Reply

    Yo creo que no me merezco a estos políticos. Pero viendo el conjunto español, si hay que concluir que los políticos son el reflejo de la sociedad de la que surgen, la cosa está bastante mal, desde luego.

  2. Anónimo 26/11/2018 at 19:57 - Reply

    Habrá que preguntarse lo de ¿quién es más loco?, ¿el loco o el que sigue al loco?

  3. Anónimo 26/11/2018 at 17:59 - Reply

    Se sabe quién es socialista y comunista por el rostro, ¿No os habéis dado cuenta?

  4. Anónimo 26/11/2018 at 17:28 - Reply

    No hay que ser muy experto para saber nuestro futuro, basta con mirar a Venezuela.

    Desde hace años se ve que se pretende tergiversar el castellano interesadamente, así como en otros ámbitos, sociales y culturales. Poco a poco se van vislumbran pequeños bocetos de los planos firmados y sellados de la nueva ingeniería y arquitectura social española. El Estado se está convirtiendo en una especie de monstruo que cada vez come más y más parcelas privadas del ciudadano.

    La democracia radica en verdades objetivas y universales, los derechos humanos, verdades que niega el relativismo. Es más: imponer la ideología relativista del gobierno en las escuelas a modo pensamiento único y obligatorio no es nada democrático.

    Una cosa está clara: nuestra democracia tiene notables carencias, pero es mejor esto que los regímenes dictatoriales que defiende la ultraizquierda.

  5. Anónimo 26/11/2018 at 17:12 - Reply

    Ya está bien de tragarnos las mentiras que se inventan algunos para impedir que las familias puedan ejercer su derecho a una educación libre para sus hijos. Que los políticos elijan la lengua de escolarización de tus hijos es algo tan dictatorial como si te dijesen qué comida les debes dar o qué ropa les debes comprar.

    ¿Aceptarías que un político te dictase cómo alimentar y vestir a tus hijos? Si tu respuesta es afirmativa, ¿qué será lo siguiente? ¿Dejar que los políticos te digan qué nombres les debes poner a tus hijos, a dónde les tienes que llevar de vacaciones y en qué deben invertir su tiempo libre? ¿Seguimos siendo una democracia o somos un país de siervos?

  6. Anónimo 26/11/2018 at 16:38 - Reply

    El problema es que cada vez está más en boga una idea de la libertad como derecho positivo, según la cual la libertad de unos conlleva obligaciones para los demás, una paradoja que supone, en la práctica, que los derechos de unos condicionen e incluso liquiden los derechos de otros.

    De este modo, no bastaría con que uno tenga libertad para hablar y educarse en valenciano, sino que los demás están obligados a escolarizarse en él y a usarlo con quien lo habla para que los valenciano hablantes sean verdaderamente libres.

    Esa visión kafkiana de la libertad ha propiciado la imposición lingüística en las escuelas. El Estado se empeña en meterse en nuestras vidas y en decidir por nosotros, usurpando nuestros derechos.

Deja un comentario